Sunday 18th November 2018,
capellaneschile

Capellanía Educativa

Funciones de capellanía Escolar u Educativa
El capellán es un Clérigo que dependerá de la Dirección de la Institución Educativa en donde
trabaja. Es la persona responsable de liderar las propuestas, las acciones, la evaluación y la
retroalimentación de los programas de desarrollo espiritual que sean respuesta a las necesidades
de la comunidad educativa. Su tarea será realizada en el entorno escolar, en atención
individualizada y en visitas a los hogares y a las iglesias.
Funciones
 Promover el desarrollo espiritual integral y hacer de la búsqueda de Dios, una labor
prioritaria en lo colectivo y en lo individual.
 Diseñar y desarrollar programas que den satisfacción a las necesidades espirituales de la
comunidad educativa y de sus miembros en particular.
 Proponer y liderar el Plan de desarrollo espiritual de la Institución, siguiendo los
lineamientos establecidos por la Institución. El plan estará ajustado a la estructura del
modelo de Plan espiritual aprobado por las directivas.
 Presidir y actuar como jefe del área de religión y ética.
 Realizar procesos de consejería a directivos, empleados, estudiantes, padres de familia y
demás miembros que tengan relación con la comunidad educativa.
 Direccionar y asistir a las dependencias escolares, procurando integrar la actividad
espiritual a todas los programas institucionales.
 Velar porque los principios y valores propios de la filosofía de la Institución, sean
respetados y desarrollados en las actividades escolares.
 Liderar las actividades propias de su campo como son: Eucaristías, retiros espirituales,
grupos de oración, programas de consolidación, programas de testificación y demás
programas valóricos de la Institución.
 Actuar como secretario de la comisión de desarrollo espiritual de la Institución que será
presidida por la Rectoría.
 Las demás funciones que le sean asignadas por las directivas de la Institución Educativa
en donde trabaja.
Esta labor académica pretende ser una propuesta de análisis y de respuesta ante la problemática
actual que viven las comunidades educativas privadas, que esperan de parte de la Capellanía un
aporte significativo tanto para la vivencia de fe de los estudiantes como para sus proyectos
personales de vida.
El ambiente de los colegios u escuelas es una oportunidad para analizar, desde la experiencia
pastoral y las demandas de las personas que forman parte de estas comunidades educativas,
cómo crear y operar una pastoral unificada, eficiente, creativa, activa y atractiva que ayude a
reconstruir el tejido humano y espiritual de las personas en un ambiente escolar pero parece ser
que la humanización y sensibilidad ante el dolor y la necesidad del otro son frases o acciones
sueltas, ajenas al entramado personal, religioso y social de algunos agentes de la pastoral
educativa. Como en todo proceso comunitario, existen necesidades de toda clase, a las cuales los
responsables tratan de dar respuesta en medio de una cultura marcada diversos factores: la
individualidad, el fracaso colectivo, la falta de tolerancia y misericordia con el prójimo, la falta de
compromiso y el miedo al servicio.
Finalmente, este proyecto ayudará al profesor, que ejerce su ministerio desde la Capellanía, a
prestar un sobresaliente servicio a los miembros de la comunidad educativa para que puedan
fortalecer el tejido humano de sus vidas con ayuda de los valores evangélicos, éticos y morales
que puedan transformar su realidad psicológica, espiritual, personal y social. El compromiso
educativo del Colegio no puede limitarse a un aspecto puramente intelectual; debe extenderse
también a todos los problemas planteados por la esfera ética y moral de los estudiantes, que va
camino hacia su plena madurez humana y cristiana. Es precisamente en este contexto de la
formación integral de la persona donde la pastoral de la Iglesia en el servicio de la capellanía
puede dar una palabra específica y propia, ofreciendo una colaboración insustituible.
Por medio de este programa la Comisión de Capellanes Evangélicos de chile entrega herramientas
a los pedagogos para mejorar su desempeño y profesionalismo educativo en el ejercicio de su
labor docente por medio de diplomados y cursos de especialización dictados por profesionales de
la educación y capellanes con experiencia comprobada en el campo de la teología bíblica y
práctica.